• Home
  • Israel
  • En una cálida mañana del verano israelí

En una cálida mañana del verano israelí

identidades4

 

En una cálida mañana del verano israelí 

Ocurría en Israel hace 11 años
Historias para recordar: 12 de julio al 14 de agosto del 2006

Hace pocos días tuve el privilegio de dialogar aquí en Buenos Aires con el odontólogo y cirujano maxilofacial Alejandro Roisentul, un cirujano argentino que salva vidas de heridos de la guerra civil siria en el hospital de Safed del norte de Israel, Un verdadero modelo de Tikún olam que en hebreo significa "reparar el mundo".

Esto me hizo recordar de esas inolvidables experiencias que vivimos los habitantes del norte israelí en ese verano del 2006, hace tan solo 11 años atrás.

En una cálida mañana del verano israelí, comenzábamos nuestra tarea de trabajo en el laboratorio bioquímico del Hadar en Haifa (Israel) y escuchamos de pronto una serie de explosiones de distintos volúmenes, algunas cercanas y otras más lejanas, corrimos las cortinas y desde el quinto piso vimos hongos de humo y polvo que provenían de Cheik Post, de Kiriat Jaim, de Kiriat Iam y hasta desde Akko.

Desde el 12 de julio de 2006 y durante 34 días ininterrumpidos, los lanzamientos de cohetes de la Hezbollah que en un número de 4.000 asolaron el norte de Israel y produjeron la muerte de 43 civiles israelíes y heridas graves a 33 y obligando a miles de civiles a protegerse en refugios o huir hacia el sur.

Los cohetes se dispararon directamente contra las zonas urbanas y muchos de ellos llevaban en su interior miles de rodamientos de metal. A lo largo del conflicto, cientos de miles de civiles israelíes permanecieron en el norte, en el radio de alcance de los cohetes y muchos de ellos pasamos gran parte del tiempo en refugios subterráneos. Otros (entre 350.000 y medio millón de personas) huyeron de sus casas y tuvieron que buscar refugio en otros lugares del país.

El centro médico del Hadar suspendió sus actividades y yo continué mis tareas profesionales en medio de los bombardeos en la clínica oncológica de Lin (cercano al Hospital Rambam) donde el laboratorio se encontraba en una zona no protegida contra los misiles de la Hezbollah y cada vez que sonaban las alarmas bajábamos con los pacientes al refugio (al mismo tiempo que recibían su quimioterapia) hasta que pasara el peligro y las explosiones cesaran en la zona de Haifa.

Paradójicamente, la mayoría de nuestros pacientes (judíos, musulmanes y cristianos israelíes) les interesaba más continuar con su tratamiento de quimioterapia intravenosa en sus camas que protegerse de los misiles que explotaban a nuestro alrededor.

Todo comenzó el día en el que Hezboláh secuestró a dos soldados israelíes, Uri Goldwasser y Eldad Regev, y asesinó a otros tres que se encontraban realizando maniobras rutinarias en la zona norte de Israel.

El más joven: Eldad Reguev de 26 años. De Kiriat Motzkin (en el norte de Israel). Eldad perdió a su madre a los 8 años y desde ese entonces vivía con su hermano.

El segundo era Ohad Goldwaser, de 31 años. Estudiante del Technion (Haifa) y recién casado.

Ninguno de los dos irrumpieron en territorio libanés, estaban patrullando en el límite de Israel con el Líbano, sufrieron el ataque, en el cual hubo varios muertos y ellos dos fueron secuestrados.

Esta lamentable historia concluye dos años después, con el desigual e injusto intercambio de los restos de Eldad Regev y Ehud Goldwasser por el asesino Samir Kuntar y otros cuatro prisioneros libaneses que produjo gran alegría y festejos en multitudes del Líbano, Gaza y otros países árabes y profundo dolor y llanto en Israel.

Hezbollah, el Partido de Dios, es una milicia islámica integrista fundada a comienzos de los 80 y solidarizada con la causa Palestina. Identificada con el chiismo iraní y declarada enemiga mortal de Israel, con serios antecedentes terroristas. Tras la guerra civil en el Líbano actúa como partido político con representación parlamentaria.

El fundamentalismo es una ideología que incorpora una visión exclusiva de la verdad, es un fanatismo que hace ver el mundo, fuera de un pequeño círculo, como enemigos. El fundamentalismo se manifiesta como una intolerancia frente a la opinión, estilo de vida o cultura de los demás. El fundamentalista no razona, no evalúa, no dialoga. (Küng)

Dr. Guido Maisuls
Periodismo de opinión e investigación
www.identidades.com.ar

Copyright © 2015 - Identidades - Todos los Derechos Reservados.
Todas las publicaciones generadas por "Identidades" sólo podrán ser reproducidas total o parcialmente en otros medios, citando la fuente.