Entrevista con Marcos Aguinis

aguin"Ambas partes se sacrifican: Israel para construir, los palestinos para ser víctimas'' Entrevista con Marcos Aguinis.

Por MARIO WAINSTEIN

El escritor y ensayista judío argentino Marcos Aguinis llegó a Israel enviado "como regalo'' por la Asociación de Amigos de la Universidad de Tel Aviv en Argentina, para participar de un acto en honor al sexagésimo aniversario de la independencia de Israel organizado por los Amigos de la UTA de habla hispana en Israel.

El emotivo acto tuvo lugar en el auditorio Adolfo Smolarsz, ante una audiencia de aproximadamente mil personas, entre ellas el principal donante del auditorio, que lleva su nombre. La conferencia de Aguinis fue el "plato fuerte''.
Nuestro encuentro tuvo lugar dos días antes, enseguida después de haber llegado, cuando aún se le notaban en el rostro los signos de cansancio por el largo viaje.

Israel nació y creció como el niño mimado de la izquierda intelectual. Esa misma izquierda es hoy punta de lanza y vanguardia de la militancia antisionista y antiisraelí. ¿Cuáles son las causas últimas, profundas, de esa metamorfosis?

Hubo una izquierda muy importante, que era la soviética o pro-soviética, que era la mejor organizada, que fue siempre antisionista y antiisraelí. Poco antes de la partición de Palestina el régimen decidió dar un golpe mortal al imperio colonial británico y entonces apareció el discurso de Gromyko y el apoyo a Israel, siendo que el antisemitismo en Rusia continuaba porque en el año 48 fue la persecución y muerte del actor y director de teatro Solomon Mikhoels, y luego vino el juicio contra los médicos, y el Proyecto Birobiyán continuaba vigente, y la URSS fue el principal proveedor de armas contra Israel.

De modo que un sector importante de la izquierda, que no se puede desdeñar, brindó un apoyo a Israel que fue muy breve.

La izquierda que más sostenía y apoyaba a Israel, fue la que hoy llamaríamos social-democracia, una izquierda liberal, que no había traicionado los valores originales de la izquierda. Porque yo creo que la izquierda ha hecho una repugnante traición a sus valores, porque un valor fundamental de la izquierda es el de la libertad, el derecho individual, el pluralismo, los gobierno democráticos, la dignidad de las personas. Y todo eso ha sido violado sistemáticamente porque ese núcleo soviético, que después fue defenestrado parcialmente por Kruschev, continuó con Cuba, que ha seguido exportando ideas de ese carácter en América Latina y en África, y actualmente continúa con Chávez. De manera que nos encontramos con una izquierda que es opuesta a la izquierda que nosotros amamos, la de los valores. Creo que ha habido una gran traición por parte de la izquierda.

Por otro lado, Israel no fue siempre mimado. Por el contrario, durante la Guerra de la Independencia los mediadores de las Naciones Unidas saboteaban a Israel. Había un proyecto de Bernadotte que proponía que Israel se quedara con la Galilea y el Sharón, que ya los había conquistado, y entregara todo lo demás para permitir que Inglaterra tuviera libre acceso a la India. La Liga Árabe estaba dominada por Gran Bretaña. La Legión Transjordana estaba comandada directamente por británicos.

Cuando vino después la Guerra de los Seis Días en 1967 hubo una conmoción internacional pero en las Naciones Unidas las decisiones no fueron para obligar a que se firmara la paz, que en aquel momento era posible, sino para que se llegara a una suerte de armisticio que era una "no-paz''. Es decir, todo el tiempo se lo dejó a Israel colgado del precipicio: en el '49, en el '56 cuando hubo un ultimátum, otra coincidencia entre la Unión Soviética y los Estados Unidos además de la del '47, para que Israel se retire sin que se firme una paz, dejando un colchón de las Naciones Unidas que se levantó sin mayores problemas en el '67 por el secretario de la ONU a pedido de Nasser para poder invadir Israel y borrarlo del mapa, como dijo abiertamente, y no hubo grandes manifestaciones a favor de Israel.

Tenemos que reconocer sin tener vergüenza para ello -los judíos somos tan culpógenos y tenemos tanta vergüenza de nuestros derechos- que Israel es el judío entre las naciones desde que nació. Ello no le quita a Israel errores, y yo lo he señalado todo el tiempo. El mayor error israelí es no haber reconocido que había una población árabe en Eretz Israel, que no tenía una identidad palestina ni muchas cosas que se las deben a los israelíes, no hay duda, pero que existían. Sin identidad, pero eran gente que estaban acá. Muchos de ellos procedían de Egipto y de Siria; en la década del '30, consta en documentos del Foreign Office, había columnas que venían para acá, en vez de emigrar a Uruguay o a Argentina, lo hacían a Palestina. Aquí había trabajo, gracias a los sionistas.

Ese error yo ya lo había señalado en mi novela "Refugiados, crónica de un palestino'' y decía que los israelíes van a ser los primeros en reconocer los derechos de los árabes que viven en Eretz Israel porque han vivido experiencias similares. Pero han cometido el error de no reconocerlos. Si lo hubieran hecho en aquel momento después de la Guerra de los Seis Días, dándoles la dignidad que ello implica, los hubieran sacado de los campamentos de refugiados en los que permanecían como rehenes de los Estados árabes para utilizarlos, les hubieran dado trabajo, los hubieran organizado, hubieran negociado con ellos un Estado palestino viable.

En fin, Israel no tuvo percepción de la situación y se equivocó rotundamente.
De manera que es cierto que ambas partes han cometido errores. Pero no dejo de acusar a la izquierda de haberse dejado arrastrar por un sentimiento profundamente antisemita. Lenin dijo que el antisemitismo es la ideología de los imbéciles. Pues bien, hay muchos imbéciles en la izquierda que siguió a Lenin.

Hiciste referencia al principal error israelí. ¿Podrías señalar lo que a tu criterio sería el principal logro?

Yo diría que en Israel ha predominado una cualidad que se la debemos a la larga historia judía de la diáspora. En la diáspora los judíos aprendieron a no ser vengativos, sino que consolaban su dolor mediante la creatividad, mediante la reconstrucción. El judío no estaba en condiciones físicas de devolver los golpes a los juliganes o a los ucranianos o a los soldados polacos. Tenía que enterrar los muertos, curar los heridos y seguir construyendo y creando.

Israel ha heredado esa vocación de creación extraordinaria. Por eso hay un gran contraste entre el sacrificio judío o israelí y el árabe o palestino. Ambos se sacrifican, pero Israel se sacrifica para crecer, y los palestinos se sacrifican para la miseria, para ser víctimas. Y se sacrifican: se matan, no cultivan como deben cultivar ni construyen como deben construir, se sacrifican enormemente pero para ser víctimas. Y el mundo no se da cuenta que les hace un muy mal favor al ayudarlos a que sigan en esa senda tan equivocada.

Ya que tocaste el tema de la convergencia entre lo israelí y lo judío, quisiera saber cuál es y cuál debería ser en tu opinión la relación entre ambos. El poeta Juan Gelman, por ejemplo, publicó en su momento un artículo en el cual lamentaba que Israel no fuera judío, porque el judío fue siempre el perseguido, no el perseguidor.

En primer lugar, ya que mencionaste a Gelman, debo recordarte que él pertenecía al comunismo pro-soviético, esa izquierda de la que hablaba antes, que ha traicionado sus valores y sigue en esa postura: no ha hecho ningún "mea culpa'' hasta ahora. Esa es una falencia que tiene la izquierda extremista, estalinista o como quieran llamarla.

En segundo lugar, yo no creo que sea muy elogiable ser la víctima de los pogromos. Creo que eso había que acabarlo, terminarlo, ese no es el modelo que nos da orgullo, ha sido una desgracia, una tragedia que en buena hora ha terminado.

Cuando Golda Meir dijo que la sangre judía ya no será más gratuita, dijo algo muy verdadero. Emblemáticamente los judíos en el siglo veinte tomamos el ejemplo del levantamiento del Gueto de Varsovia, y debemos recordar que ese levantamiento, sin tanques ni aviones, duró más que lo que resistió Francia cuando fue ocupada por Hitler. Le llevó a los nazis más tiempo sofocar la rebelión que vencer a los franceses.

Insisto en la relación que crees que debería haber entre lo judío y lo israelí.
Yo creo que el israelí, originariamente, ha querido construir este país según el modelo de la Atenas de Pericles: un país culto, tolerante, plural, laico. No lo ha conseguido. Hay un poco de razones internas, pero muchas son externas. Lo han obligado a ser Esparta, y ha salido una combinación de Atenas y Esparta. No es absolutamente lo segundo porque no hay otro país en el mundo que en sesenta años haya hecho todo lo que hizo Israel, empezando prácticamente de la nada: sobre arenas, sobre rocas, sobre desierto con una oposición permanente.

El desarrollo que tiene Israel en el campo de la cultura, de la ciencia, de la tecnología, no tiene parangón.

Recientemente he leído un artículo de Carlos Alberto Montaner, un cubano que huyó de Cuba y actualmente vive en España, que habló del ``tigre semita'': existe el "tigre oriental'' (Corea del Sur, Taiwán, Singapur); el "tigre australiano'' (Nueva Zelanda); existe el "tigre celta'' (Irlanda); existe el "tigre báltico'' (Estonia), y existe el "tigre semita'', que es Israel.

Hablaste antes de tu postura crítica con respecto a Israel. La pregunta, precisamente en momentos en los que Israel ha sido y es atacado en forma generalizada, es: ¿por dónde pasa la línea divisoria entre la crítica legítima y el anti israelismo?

Es muy difícil establecer esa línea porque inconscientemente se filtra no tanto el antisemitismo como el criterio maniqueísta de ver de qué lado está la víctima. Hasta el nacimiento del Estado de Israel era fácil que el judío fuera la víctima, como señalaba Gelman. Pero ahora los palestinos se sacrifican, mueren, luchan para aparecer como víctimas. La tendencia humana es a defender al débil, a la víctima y eso se ha conformado en la estrategia palestina, con lo cual no consiguen nada.

Los judíos, precisamente también tienen tendencia a ser víctimas: el "oy vey'' es muy judío. Pero a pesar del "oy vey'' construyen, edifican y han creado una cantidad enorme de instituciones y organismos, antes incluso de la Independencia, como no hacen los palestinos.

Por ejemplo: Gaza. Ya no se puede hablar de "la ocupación'', porque no hay más. ¿Por qué en vez de dedicarse a lanzar misiles no convierten a Gaza en una especie de Costa Azul del Mediterráneo Oriental? ¿Por qué no levantan grandes hoteles y hacen una playa extraordinaria y se llenan de dinero, y crean muchísimas fuentes de trabajo, como podrían hacerlo? En lugar de hacer eso, provocan para ser atacados y aparecer como víctimas.

Mira, son peor que los piratas, que cuando tenían un éxito se quedaban con el botín. Cuando se fueron los israelíes de Gaza, los palestinos ni siquiera se quedaron con el botín que les dejaron en las colonias: lo quemaron. Quemaron invernaderos y no pasó nada.

Precisamente en calidad de quien es percibido, por sus enjundiosas defensas, como un representante de Israel en Argentina y en América Latina, ¿cómo definirías ese "destino común'', o "compartido'', entre Israel y la diáspora judía?

Yo lo definiría como la persistencia de una memoria, que por mi edad no sólo es memoria sino una experiencia que he vivido, de cómo se sentía el judío cuando no había un Estado de Israel. En la escuela primaria, recuerdo que el director, a quien yo respetaba porque era un hombre muy culto, dijo: "Hay dos pueblos en el mundo que son apátridas y están malditos por la historia. Son los gitanos y los israelitas''. Eso me golpeó muy hondo: apátridas. Ese era el apodo que teníamos los judíos.

Recuerdo también cuando después de la Segunda Guerra Mundial los puertos del mundo estaban cerrados para la lacra judía, incluidos los Estados Unidos. Truman, como un gesto humanitario, permitió el ingreso de cien mil niños (los adultos que se mueran). A Inglaterra, la cuna de la democracia occidental, no le importaba que los barcos con judíos se hundieran aquí frente a las costas de Haifa o en el Mar Negro. El mundo fue muy cruel con los judíos e Israel representó al Gueto de Varsovia elevado a la milésima potencia: un país que se defiende, que lucha, que resiste y que sigue creando.

Porque Israel es lo que es no sólo por su Ejército o por su "Mosad'', lo es por sus científicos, por sus artistas, por sus periodistas, por sus docentes, por la población que todos los días va al trabajo, que se esmera.

Israel es muy plural, es un país lleno de conflictos que se van a agudizar aun más cuando se firme la paz, si se firma. Pero eso es la historia típica del pueblo judío, que nunca dejó de ser un pueblo lleno de conflictos: con los caraítas, con los samaritanos, y el mismo Talmud con sus discusiones y disputas. Hay otros modelos, que no logran comprender que el pueblo judío es armónico con el disenso y se siente bien con él. Por ejemplo la Inquisición y también la Iglesia Católica antes de la Inquisición, el libro que más odiaban era el Talmud, porque no podían entender cómo un libro se contradice a sí mismo en una misma página. Para ellos tenía que haber un dogma, debía haber coherencia. La supuesta incoherencia del Talmud los volvía locos. Y los judíos somos incoherentes, es verdad, pero ello forma parte de nuestra naturaleza.

¿Qué opinión te merece la actual literatura israelí?

Es asombroso cómo habiendo un clima tan antiisraelí en el mundo, haya una media docena de escritores israelíes que tienen una gran aceptación y son muy bien vistos, publicados en diarios de todo el mundo, cuyas obras se traducen y algunos son incluso candidatos al Premio Nobel. Es otro de los grandes milagros.

Que un idioma como el hebreo, que era pobre, dedicado a la liturgia, se haya convertido en un idioma tan dinámico, tan rico, tan cargado de matices, que haya llevado a que existan expresiones literarias de esa magnitud. Ese es otro milagro que no tiene paralelo: el milagro lingüístico que hizo Israel es extraordinario.

Quiero mencionar otro milagro más, otro aspecto del genio judío en Israel, y es que se adelantó a todos los movimientos ecologistas del mundo. El Keren Kayemet merece ser reconocido en las Naciones Unidas y en la UNESCO como el primer movimiento ecologista del mundo. A nadie se le ocurría que había que forestar, cuando los judíos, en Israel y en la diáspora con la "pushke'', la cajita en la cual recolectaban el dinero, se dedicaban a plantar árboles.

Recuerdo que hace mucho tiempo un no judío cuyo nombre no recuerdo había visitado Israel y escribió un pequeño libro en el que decía: "Por cada muerto un árbol''. Había quedado impresionado por eso: en Israel no se hacen monumentos sino que se plantan árboles. Esta visión, casi una obsesión, es muy meritoria y habla del amor a la vida. El pueblo judío tiene un apego obsesivo por la vida, quizás porque ésta era tan fácilmente destruible para los judíos.

A propósito de literatura, ¿crees que existe una literatura judía argentina, o judía latinoamericana?

Yo contestaría en forma bastante negativa, diciendo que no veo ni literatura latinoamericana ni literatura argentina. La veo muy pobre en estos momentos. De manera que antes de entrar a lo judío, confieso que en este momento me cuesta hablar de una literatura argentina en general, como se hablaba en la década del '60, en la que había realmente algunos nombres muy potentes.
Hoy día son nombres que tienen éxito durante un tiempo, después se apagan, algunos son objeto de culto debido a que hay "trenzas'' y "capillas'' universitarias que le dan mucha "manija'' a ciertos nombres, pero que el público no acepta, o no ama, o no sigue.

Y entonces no existe una literatura argentina fuerte en estos momentos, como la que se puede señalar en el siglo 19 o en la primera mitad del siglo 20 hasta la década de los años '60. En la década siguiente ya comenzó a declinar.

(Aclaración: durante la charla que siguió después del reportaje, Aguinis se retractó de los conceptos vertidos en este tema y los consideró "demasiado severos y duros'' y "en última instancia injustos e imprecisos'', y admitió que hay una literatura judía argentina e incluso latinoamericana y que "sin escarbar demasiado se puede mencionar una docena de obras de ese tipo''. Considero prudente y honesto dejar este testimonio. M.W.)

¿Cuál es tu expresión de deseos al llegar Israel a su sexagésimo aniversario?

Los judíos siempre deseamos ``hasta los 120 años''. (Sonríe).

Espero que no haya que esperar otros sesenta para que Israel logre el objetivo más importante que existe acá y es el de lograr la paz. El mundo no insiste en que el movimiento Paz Ahora en Israel ha logrado convocar las manifestaciones más grandes que se han visto en Medio Oriente, de centenares de miles de personas. Entre los árabes no se ha logrado reunir a mil personas en una manifestación por la paz.

Esto nos demuestra que el mundo es muy maniqueísta, porque trata de ver las cosas como si ambas partes, como en un divorcio, tuvieran algo de culpa y algo de razón, sin comprender que ambas se sacrifican, pero una para construir y otra para ser víctima.

Por MARIO WAINSTEIN

"Ambas partes se sacrifican: Israel para construir, los ...

Aurora - 25/5/2008.
 

En Israel no hay Imposibles: Huertos Verticales

grenwallIsrael no hay Imposibles: Huertos Verticales para producción sostenible de alimentos

La inseguridad alimentaria es una importante preocupación mundial. Pero los expertos en jardinería israelíes ya comercializan un sistema único para la producción sostenible de alimentos:

Huertos verticales, en los que los residentes de edificios pueden cultivar sus propios alimentos, con una cantidad mínima de agua y suelo.

Una investigación muestra que en 2050, el mundo tendrá que producir un 50 por ciento más de alimentos para satisfacer a la población de la Tierra. Por ello, los fundadores de la compañía israelí “Greenwall” (Pared verde) están construyendo huertos verticales en todo el mundo, permitiendo a la gente hacer crecer cualquier planta a lo largo de sus paredes.
“Greenwall” participa actualmente en la Expo Milán 2015, la feria mundial en Italia, mostrando una pared verde de gran altura en el pabellón israelí. Este jardín vertical fue plantado con arroz, trigo y maíz.
“Greenwall”, fundada en 2009, ha desarrollado una tecnología avanzada con la que se erigen huertos que bordean las paredes, tanto dentro como fuera de los edificios, que ocupan menos espacio en comparación con los huertos convencionales. “Greenwall” proporciona suelo fértil, que permite dejar crecer a casi todas las especies de plantas con el cuidado adecuado.

Los huertos verticales aparentemente desafían la gravedad, y por eso las plantas están en un sistema de plantación vertical dentro pequeñas unidades modulares, evitando que los cultivos se caigan. Esos módulos pequeños pueden ser removidos o reemplazados para cambiar el diseño del huertos. El agua llega a cada planta a través de un sistema especial, operado por una computadora.

Fuente: http://www.estadodeisrael.com/2015/06/en-israel-no-hay-imposibles-huertos.html
© estadodeisrael.com


Periodismo de opinión e investigación
www.identidades.com.ar

Hoy Samir Kuntar ya no esta entre los vivos

kuntarSe hizo Justicia:
Hoy Samir Kuntar ya no esta entre los vivos

Hoy Samir Kuntar ya no esta entre los vivos pues acaba de morir en su ley pues medios israelíes han informado que durante un ataque de la Fuerza Aérea de Israel contra un edificio en Jaramana, un suburbio de Damasco, habría sido abatido.

Este suceso me retrotrae a aquel 12 de julio de 2006 donde durante 34 días ininterrumpidos, lanzamientos de cohetes de la Hezbollah que en un numero de 4.000 asolaron el norte de Israel y produjeron la muerte de 43 civiles israelíes y heridas graves a 33 y obligando a miles de civiles a cobijarse en refugios o huir hacia el sur.

Los cohetes se dispararon directamente contra las zonas urbanas y muchos de ellos llevaban en su interior miles de rodamientos de metal. A lo largo del conflicto, cientos de miles de civiles israelíes permanecieron en el norte, en el radio de alcance de los cohetes, y muchos de ellos pasaron gran parte del tiempo en refugios subterráneos. Otros (entre 350.000 y medio millón de personas) huyeron de sus casas y tuvieron que buscar refugio en otros lugares.

Todo comenzó el día en el que Hezboláh secuestró a dos soldados israelíes, Uri Goldwasser y Eldad Regev, y asesinó a otros tres que se encontraban realizando maniobras rutinarias en la zona norte de Israel.

El más joven: Eldad Reguev de 26 años. Vivía en Kiriat Motzkin (en el norte de Israel).El segundo era Ohad Goldwaser, de 31 años. Estudiante del Technion (Haifa) y recién casado.
Ninguno de los dos irrumpieron en territorio libanés, estaban patrullando en el límite de Israel con el Líbano, sufrieron el ataque, en el cual hubo varios muertos y ellos dos fueron secuestrados.

Esta lamentable historia concluye dos años después, con el desigual e injusto intercambio de los restos de Eldad Regev y Ehud Goldwasser por el asesino Samir Kuntar que estuvo 29 años en una prisión israelí y otros cuatro prisioneros libaneses produciendo gran alegría y festejos en multitudes del Líbano, Gaza y otros países árabes y profundo dolor y llanto en Israel.

Esa multitud erigió como héroe y modelo a alguien que asesinó a sangre fría a un joven padre de familia frente a su hijita de cuatro años de edad a quien tomó por los tobillos a la niña y la tiró de cabeza contra unas rocas de la playa y luego, para asegurarse, le golpeó el cráneo con la culata de su fusil para que luego, con frialdad y desparpajo, se jactara de sus hazañas, como si hubiera cometido un acto de heroísmo.

Estos terroristas fueron recibidos como héroes posteriormente en el Líbano. El Primer Ministro Fouad Saniora y el presidente Michel Suleiman declararon feriado nacional para homenajear a Kuntar y al resto de los asesinos liberados.
Abu Mazen, el socio para una paz corrupta e hipócrita, felicito a la familia de Kuntar por la liberación y nombró a este asesino Samir Kuntar ''ciudadano de honor palestino''.

Hoy Kuntar ya no esta entre los vivos pues acaba de morir en su ley pues medios israelíes han informado que durante un ataque de la Fuerza Aérea de Israel contra un edificio en Jaramana, un suburbio de Damasco, habría sido abatido Samir Kuntar.

Aun impera la barbarie y la crueldad en el Medio Oriente pero, ¿de dónde proviene esta barbarie y esa crueldad? La barbarie proviene de la ignorancia, de la estupidez, de la superstición y de la carencia de educación y de valores humanos. La crueldad es una inclinación errónea de la conducta humana que nos induce a derramar la sangre y a despedazar a nuestros semejantes.

Nos relata la Biblia en Deuteronomio 30:15: "Mira, yo he puesto hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal" es decir que se nos ha dado a los seres humanos dos opciones, una de Vida y otra de Muerte y nosotros siempre escogemos la Vida para que vivamos nosotros y nuestra descendencia pues no nacimos para morir sino para Vivir.

Dicen que el terror es el sentimiento del miedo llevado a su máximo extremo y comentan que el terror irrumpe cuando el miedo ya ha superado los dictados del cerebro y la razón huye despavorida a territorios muy remotos. Nosotros sabemos que el terror es utilizado hoy en día como una poderosa arma de dominación, de sojuzgamiento, de alineación y de muerte por los que odian la Vida. El terror esta inexorablemente al servicio de la muerte.

Se equivocan y muy a lo grande, estas fuerzas retrógradas y oscurantistas del terror y la muerte, ya que esta gran debilidad, este apego a la vida, es realmente la gran fortaleza de Israel; esas ganas de vivir que no son un invento artificial y superfluo creado en forma espontánea en su creación como Estado ni es importada de ningún creativo mercado tecnológicamente muy sofisticado y novedoso, simplemente la heredamos de nuestros valores judíos, esos valores ancestrales que permitieron sobrevivir a nuestro pueblo en las condiciones más adversas y extremas, teniendo que optar permanentemente entre la vida y la muerte.

Elegimos siempre la vida, durante los amargos 2000 años de diáspora, expulsados de nuestros hogares, obligados a conversiones forzosas, quemados en la hogueras de la inquisición, masacrados en los caminos de las cruzadas, exterminados en los campos nazis, segregados y discriminados en los guetos de la vieja y culta Europa o de las exóticas mil y una noches musulmanas, vagando por el mundo como los eternos errantes, como los desheredados de la Tierra.

A pesar de todo, el éxito del pueblo judío es rotundo, no sólo se consiguió sobrevivir también se concretó el legendario y mítico sueño de retornar a nuestra tierra ancestral y construir nuestro propio Estado y todo gracias al simple, natural y elemental recurso: El apego a la Vida, el Amor a la Vida.

Estamos viviendo momentos críticos y decisivos, las amenazas se ciernen sobre nosotros, el fundamentalismo islámico aliado a las fuerzas más irracionales, oscuras y primitivas del planeta quieren borrarnos del Medio Oriente y del mundo.

Tenemos muchas debilidades a las cuales debemos sobreponernos pero también poseemos grandes Fortalezas. Nuestra principal Fortaleza fue y seguirá siendo nuestro apego a la vida cotidiana, a los padres, a los hijos, a los amigos, a la tierra, a las instituciones y al futuro.

Nuestra gran Fortaleza es luchar por la vida, amar apasionadamente la vida para que nuestros hermanos, nuestros hijos, nuestras almas y nuestra sangre vivan para siempre.

Se nos ha dado a los seres humanos dos opciones, una de Vida y otra de Muerte y nosotros siempre escogemos la Vida para que vivamos nosotros y nuestra descendencia pues no nacimos para morir sino para Vivir.

Por Guido Maisuls
Periodismo de opinión e investigación
www.identidades.com.ar

Aunque seas el último sionista

ultimosionismoDocumento de Identidad

Mientras sobreviva el último sionista, como tu, como el o como yo y aunque seas un posible ejemplar de una peculiar especie en extinción, el futuro estará ahí, muy cercano, al alcance de nuestras manos.

La idea del sionismo siempre se fundamentó en la profunda conexión entre el pueblo judío y su tierra, un vínculo que comenzó hace casi 4.000 años atrás cuando Abraham se estableció en Canaán, posteriormente conocida como la Tierra de Israel. Los anhelos por Sión y la inmigración judía continuaron en el prolongado periodo de exilio que siguió a la conquista romana y a la destrucción del Templo en el año 70 EC.

En el pensamiento sionista, siempre fue central el concepto de la Tierra de Israel como el lugar del nacimiento histórico del pueblo judío y la convicción de que la vida judía en cualquier otro lugar es una vida en el exilio.

Continúan vigentes las viejas premisas de que el Sionismo es el movimiento de liberación nacional del pueblo judío y que tienen como objetivos primordiales:

1.       La unidad del pueblo judío y la centralidad de Israel en la vida judía del mundo.

2.      La reunificación del pueblo judío en su patria histórica, Éretz Israel, a través de la aliah desde todos los países del mundo.

3.      La preservación de la identidad espiritual, cultural  e histórica del judaísmo.

4.      La protección de los derechos de los judíos en todos los lugares donde vivan.

Los paradigmas, que impulsen a Israel por un novedoso camino que concluya con muchas tareas comenzadas pero no concluidas:


Ø      Eliminar definitivamente las amenazas de destrucción de nuestros enemigos de siempre.

Ø      Continuar congregando a los judíos desperdigados por el mundo en nuestro hogar nacional.

Ø      Desarrollar una sociedad vibrante y vital orientada a la justicia social, a la igualdad de oportunidades y a la paz comprometida con la vida.

Ø      Erigirse como un ejemplo que se expanda  a toda esta sufriente humanidad de hoy que es sometida permanentemente a las guerras, a las injusticias, al hambre, a la intolerancia, a la injusta distribución de los beneficios y a las miserias de esta época de globalización.

Necesitamos del sionismo, heredero de todas las utopías y realizaciones anteriores, lo necesitamos los judíos y también lo necesita esta humanidad.  

Herzl manifiesta, en ¨El Estado Judío¨ (1895): «el mundo se liberta con nuestra libertad, se enriquece con nuestra riqueza y se engrandece con nuestra grandeza».

Mientras sobreviva el último sionista, como tu, como el o como yo y aunque seas el ultimo ejemplar de una peculiar especie en extinción, el futuro estará ahí, muy cercano, al alcance de nuestras manos.

"Si me olvidare de ti, oh Jerusalem, mi diestra sea olvidada. Mi
lengua se pegue a mi paladar, si no ensalzare a Jerusalem como
preferente asunto de mi alegría." (Salmos 137:5-6).

Dr. Guido Maisuls
Periodismo de opinión e investigación
www.identidades.com.ar

Las diez mentiras sobre Israel


RondelmerLas diez mentiras sobre Israel que estás obligado a saber ...

unitedwithisrael.org/.../las-diez-mentiras-sobre-israel-que-estas-obligado-...

El embajador de Israel en Washington, Ron Dermer, establece punto por punto y con argumentos claros las mentiras sobre Israel que se han extendido como la pólvora por todo el mundo.

Por Ron Dermer, embajador de Israel en los EE.UU.

Mientras los civiles israelíes asesinados por terroristas palestinos, la verdad sobre el conflicto palestino-israelí también está siendo masacrado por una campaña de mentiras viciosas. Aquí están 10 de los mitos más perniciosos sobre los ataques actuales.

Primero: Israel está tratando de cambiar el status quo en el Monte del Templo.

Falso. Israel mantiene estrictamente el status quo en el Monte del Templo. El año pasado unos 3,5 millones de musulmanes visitaron el Monte del Templo, junto a unos 200.000 cristianos y 12.000 judíos. Sólo los musulmanes tienen permiso para orar en el Monte, y los no musulmanes pueden visitar en momentos determinados, que no han cambiado. Aunque el Monte del Templo es el lugar más sagrado para judaísmo, donde Salomón construyó su templo hace unos 3.000 años. Israel no permitirá un cambio en el status quo. Los que tratan de cambiar el status quo son palestinos, que violentamente tratan de evitar que los judíos y cristianos incluso de visitar un lugar sagrado para las tres religiones.

Segundo: Israel busca destruir al-Aqsa.

Falso: Desde la reunificación de Jerusalem en 1967, Israel ha protegido vigorosamente los lugares sagrados de todas las religiones, incluyendo al-Aqsa. En el Medio Oriente, donde los islamistas militantes profanan y destruyen iglesias, sinagogas, los sitios del patrimonio mundial, así como las mezquitas de ellos mismos, Israel es el único garante de los lugares santos de Jerusalem. Los palestinos han estado propagando el mito que “al-Aqsa está en peligro” por lo menos desde 1929, cuando el icono de Palestina, el Gran Mufti de Jerusalén Haj Amin al-Husseini, lo utilizó para inspirar la masacre de judíos en Hebrón y en otros lugares. Casi un siglo más tarde, la mezquita permanece ilesa, pero la mentira persiste.

Tercero: Un reciente aumento en la construcción de asentamientos ha provocado la actual ola de violencia.

Falso. La construcción anual en los asentamientos ha disminuido sustancialmente en los últimos 15 años. Bajo el primer ministro Ehud Barak (2000), 5.000 nuevas unidades fueron construidas en los asentamientos; bajo el primer ministro Ariel Sharon (2001-05) un promedio de 1881; bajo el primer ministro Ehud Olmert (2005-08) 1.774. Los tres fueron aclamados como pacificadores. ¿Qué pasa con el Primer Ministro Benjamin Netanyahu (2009-15)? 1554 construcciones.


Cuarto: El presidente Abbas dice que Israel “ejecutó” al inocente palestino Ahmed Manasra.

Falso: Manasra ni es inocente ni está muerto. El chico apuñaló a un niño judío de 13 años de edad que estaba montado en su bicicleta. Manasra ha sido dado de alta en el mismo hospital donde su víctima continúa luchando por su vida.

Quinto: Israel usa fuerza excesiva para hacer frente a los ataques terroristas.

Falso: El uso de la fuerza para detener el ataque de un arma de fuego, cuchillo, cuchilla o terrorista hacha que empuñan es legítima defensa. Policías israelíes están sujetos a normas estrictas que rigen el uso de la fuerza letal, que está permitida sólo en situaciones que amenazan la vida. ¿Cómo crees que los estadounidenses, mexicanos, argentinos, esperan que su policía responda a los terroristas?

Continuar leyendo

La Sal de la Tierra

conferencias

Melaj Haaretz

Escrito en Israel, el 25 de julio del 2009.
Por Guido Maisuls

Nos despertamos casi antes del alba y nos preparamos para una importante y esperada misión, partimos desde nuestro hogar para viajar algo más de treinta minutos y llegamos finalmente al lugar indicado. Allí nos encontramos con rostros jóvenes y amables que nos condujeron hasta una sala de reuniones donde esperamos; mientras tanto llegaban otras familias, otras madres, otros padres, abuelos, hermanos, novios y amigos que iban ocupando paulatinamente los cómodos asientos de la sala. De pronto una joven y firme voz femenina comienzo a convocar a las elegidas y cuando escuche el nombre y apellido de mi hija me dio un vuelco el corazón.

Nos condujeron paulatinamente a la plataforma xxx y allí estaba esperando un autobús de línea interurbana, de pronto nuestras niñas comenzaron a despedirse de nosotros. Abrazos, besos, lagrimas, un abuelo que estalla en llanto, una madre que exclama: cuídate!, la figura amada de mi hija con su mochila a cuestas que sube al autobús y desaparece en su interior. Siento que mis ojos se nublan de lagrimas de emoción y orgullo y me surge esa sensación fuerte en mi interior, ese nudo en la garganta, que se siente pocas veces en la vida. Aun hoy, en mis oídos resuenan las palabras adiós y hasta pronto, en hebreo, en ruso, en español y en otros idiomas tan familiares en nuestra Tierra de Israel.

En el viaje de vuelta y ya dirigiéndome rumbo a mi trabajo cotidiano, de pronto me di cuenta del verdadero significado de esta frase tan escuchada por aquí: Melaj Haaretz, la Sal de la Tierra. Comprendí que la Sal de la Tierra son estas chicas que viajaban al sur del país, son esta noble juventud, son estas chicas y chicos casi adolescentes que se preparan para defendernos en los momentos mas difíciles, son lo mejor de lo mejor de nuestro pueblo.

Varios días después, precisamente un viernes a las 13,30 hs, se abre la puerta de mi hogar y la realidad me devuelve esplendorosamente a mi jaielet, aparece una joven vivaz y alegre, tostada por el sol, con su impecable uniforme de la marina israelí que exclama:  Hola, estoy de nuevo en casa.

Queridos amigos: Disculpen si los importuno, si los alejo por unos minutos de sus vidas cotidianas. Solo pretendo compartir con ustedes mis emociones y mis sentimientos de esta natural y extraordinaria experiencia de tener una hija en el Ejercito de Defensa de nuestra Tierra de Israel.

Israel, 25 de julio del 2009.

Dr. Guido Maisuls
Periodismo de opinión e investigación
www.identidades.com.ar

Qué significa Israel para mí

marcelobirmajerPor Marcelo Birmajer

Israel es, para mí, garantía de que puedo defender mi vida y mi libertad, y la vida y la libertad de los míos, y de los inocentes en general. Israel es un milagro que ninguna explicación racional, geopolítica o filosófica puede abarcar. Es un milagro que tampoco puede explicar la religión. Es tan parecido a un sueño, que incluso sus fundadores buscaron modos de subvalorarlo, para podérselo creer. Israel para mí es mi abuelo Trau, cuya primera hija y primera esposa pudieron haber sido salvadas de haber existido aquél diez años antes. Israel, para mí, es la belleza en estado puro. Israel es la única entidad a la que puedo relacionar con la palabra amor, como si se amara a una persona, una mujer o un hijo. Israel es el triunfo del bien, de la verdad y de la voluntad. Israel es una declaración de protesta y de amor, al mismo tiempo, respecto de Dios. Israel es el fruto varias veces milenario de un pueblo de dura cerviz. Israel es insolencia, desparpajo, libertad. Israel es el lugar al que queríamos llegar cuando salimos de Egipto. Israel es la mejor forma de relación entre judíos y gentiles. Israel es el lugar donde dos mujeres semidesnudas caminan de la mano antes y después de vestir un uniforme y realizar rutinas militares y nadie les pregunta de dónde vienen ni a dónde van sus corazones. Israel es Ariel Sharón, bendito sea; Golda Meir, Moshé Dayán, Itzak Rabin, Shimon Peres, Abba Eban, y otras tantas personalidades: es el país que ha dado más cantidad de Churchills por kilómetro cuadrado. Israel es falafel, shawarma, bureka y todas las combinaciones de jugos de fruta que puedan caber en el Arca de Noé. Israel, para mí, es el Paraíso: el único en el que creo. Pero como también soy un hombre político, enumeraré algunos de los motivos racionales y compartibles, comprobables, de su éxito:

El sionismo es mucho más que el movimiento de liberación del Pueblo Judío, pero, para ponerlo en la perspectiva de los siglos XX y XXI, me resulta cómodo y atinado llamarlo, también, el movimiento de liberación del Pueblo Judío.

El sionismo es el único movimiento de liberación del siglo XX que llegó como una organización democrática al poder, en mayo de 1948, y que se mantuvo democrático, incluso en medio de la amenaza permanente que representan sus naciones vecinas. Sesenta y tres años lleva ya siéndolo.

El sionismo es uno de los pocos movimientos de liberación del siglo XX que distribuyó la riqueza, eliminó el analfabetismo y socializó la salud y la vivienda. Es uno de los pocos movimientos de liberación que realmente otorgó a su población un nivel de vida, tanto en lo económico como en lo social, ontológicamente superior al que esa misma población tenía antes de la creación del Estado de Israel. Quiero recalcar una vez más que es el único movimiento que logró estos avances por medio de la democracia.

El sionismo fue la respuesta más humana, y más que humana, al infierno nazi: en Israel, los sobrevivientes, parientes y descendientes de los sobrevivientes y muertos de y en la Shoa pudieron reencontrar su humanidad. El sionismo es uno de los movimiento de liberación que, dinámicamente, más vidas civiles han salvado en el siglo XX. Muchas vidas civiles se han perdido por las guerras y los actos terroristas que los ejércitos y los terroristas árabes, europeos y asiáticos han librado contra Israel; pero las vidas que se han salvado por el sólo hecho de la existencia de Israel se cuentan por millones hoy y son incontables a futuro.

El sionismo alentó la creación de los kibbutzim, el único experimento comunista no represivo y no sanguinario del siglo XX.

El sionismo es el único movimiento de liberación, y el único movimiento político en la historia de la humanidad, que transportó voluntariamente a personas de piel negra –desde Etiopía– hacia adentro de sus propias fronteras en forma masiva, para liberarlos de la opresión y la pobreza, en contraste con lo ocurrido en los mundos occidental y árabe, que sólo los transportaron, en condiciones aberrantes, durante siglos, para esclavizarlos.

El sionismo es el único movimiento de liberación del siglo XX que ha convertido a las personas árabes en ciudadanos con derechos civiles y políticos. Es el único movimiento de liberación del siglo XX que ha permitido a los ciudadanos árabes votar libremente en elecciones a primer ministro, formar sus propios partidos políticos y expresar libremente sus opiniones.

El sionismo es el único movimiento de liberación del siglo XX que ha propuesto concretamente, con el poder para lograrlo, un Estado palestino, en cuanto la dirigencia palestina acepte la existencia del Estado de Israel como Estado judío. Ni Egipto ni Jordania, en los 18 años en que dominaron la Franja de Gaza y el West Bank, propusieron nunca, ya no un Estado palestino, sino un mínimo de democracia, de autonomía, ni siquiera una universidad autónoma. El sionismo es el único movimiento de liberación del siglo XX que mejoró el nivel de vida de los palestinos que vivían en la Franja de Gaza y el West Bank.

El sionismo es una fuente permanente de revitalización cultural, científica, de libertad y humanismo, que no sólo beneficia al Pueblo Judío, sino que ha extendido sus adelantos a toda la humanidad. De no haber estado el Tercer Mundo dominado por gobiernos autoritarios, corruptos y antisemitas, el sionismo podría haber llevado a cabo el intento –siempre derrotado por los antisionistas– de imprimir dinamismo a la agricultura de los más pobres países africanos y del Tercer Mundo en general.

El Estado de Israel, como Estado, ha cometido tantos errores como cualquier otra verdadera democracia occidental, y ninguno peor. Pero el sionismo sigue siendo hoy uno de los mayores aciertos, humanista, pluralista y verdaderamente progresista, de los judíos, desde la caída del Segundo Templo.

Por Marcelo Birmajer - Qué significa Israel para mí - La ...

www.ilustracionliberal.com/.../que-significa-israel-para-mi-marcelo-birm...
por M Birmajer - ‎2011

Periodismo de opinión e investigación
www.identidades.com.ar

Jonathan Pollard fue liberado

pollardJonathan Pollard fue liberado despues de 30 años de prisión.

Jonathan Pollard fue un analista civil perteneciente a la Armada norteamericana. A mediados de los 80 y por sus funciones en la Inteligencia de los EE.UU., descubrió que una cuantiosa información vital para la seguridad de Israel era deliberadamente ocultada por ciertos sectores dentro de los Estados Unidos.

Esa información incluía datos sobre la capacidad nuclear, química y biológica de Siria, Irak, Libia e Irán y que habían estado desarrollándola para usarla contra Israel. También conocimientos sobre el desarrollo de misiles balísticos de esos países y sobre planes de ataques terroristas contra objetivos civiles israelíes.

Cuando el descubrió que estos ocultamiento significaban para Israel lisa y llanamente reducir su posibilidad de actuar en defensa propia y sabiendo a ciencia cierta que muchas vidas israelíes estaban en peligro como resultado de este embargo de informes de inteligencia, hizo todo lo posible para que el flujo de información hacia Israel sea restaurado.

Cuando sus esfuerzos fracasaron, comenzó a entregar información a Israel directamente. En 1985, sus acciones fueron descubiertas por el gobierno de los Estados Unidos y Pollard que nunca tuvo un juicio pues renunció a este derecho, se declaró culpable.

Fue condenado a prisión perpetua habiendo sido acusado de un único cargo: pasar información clasificada a un aliado, sin querer dañar a los intereses de los Estados Unidos, encarcelado en la penitenciaría federal de Marion, Illinois en prisión solitaria durante siete años y luego transferido a la penitenciaría federal de Butner en Carolina del Norte.

Nunca en la historia de los Estados Unidos, nadie recibió una cadena perpetua por este supuesto delito, solo Jonathan Pollard.

Hoy, Jonathan Pollard fue liberado despues de 30 años de prisión.

Dr. Guido Maisuls
Periodismo de opinión e investigación
www.identidades.com.ar

La ‘Intifada de los cuchillos’

cuchillosLa ‘Intifada de los cuchillos’

Escrito por Bernard-Henri Lévy
EL PAÍS

La credibilidad de la causa palestina va a pagar cara la radicalización de la violencia que supone esta nueva yihad lanzada contra Israel. Son crímenes orquestados, que no se explican aludiendo a ‘lobos solitarios’ o la ‘juventud fuera de control’

Infumable, cada vez más infumable, es recurrir a la fórmula de “lobos solitarios” para describir a esos puñados, puede que mañana decenas y, pasado mañana, centenares de asesinos de judíos linkeados por miles de “amigos”, seguidos por decenas de miles de tuiteros y conectados a una constelación de sitios web (Al-Aqsa Media Center, la página de La tercera intifada de Jerusalén...) que, al menos en parte, orquestan el sangriento ballet al que estamos asistiendo.

Infumable, cada vez más infumable, resulta la cantinela sobre la “juventud palestina fuera de todo control”, cuando uno ha visto la serie de prédicas, oportunamente publicadas en Internet por el Memri, en las que unos predicadores de Gaza se dirigen a la cámara puñal en mano y llaman a salir a la calle para ejecutar al mayor número posible de judíos, a derramar la mayor cantidad posible de sangre. O cuando uno recuerda que hace apenas unas semanas, al comienzo de la trágica secuencia, el propio Mahmud Abbas primero encontraba “heroico” el asesinato de los esposos Henkin en presencia de los hijos de la pareja, luego se indignaba al ver a los judíos “contaminar” con sus “sucios pies” la Explanada de las Mezquitas y, finalmente, en cambio, decretaba “pura”, en esa misma declaración, “cada gota de sangre” de “cada shahid [mártir]” caído por Jerusalén.

Insoportable y, sobre todo, inadmisible, parece el sonsonete análogo sobre la “desesperanza social y política” que explica, o incluso excusa, esos actos criminales, cuando todo lo que sabemos de los nuevos terroristas, de sus móviles y, a menudo, una vez cometido el acto y muerto el homicida, del orgullo de sus allegados al transmutar el crimen en martirio y la infamia en sacrificio, está mucho más cerca, por desgracia, del retrato robot del yihadista que ayer partía a inmolarse en Cachemira y hoy lo hace en Siria o en Irak.

No está claro, por tanto, que la palabra “Intifada” sea la más apropiada para designar algo que recuerda más al enésimo episodio de esa yihad mundial que tiene uno de sus escenarios en Israel, pero que solamente es eso, uno de sus escenarios.

No está claro que los doctos análisis sobre la ocupación, la colonización y la intransigencia de Netanyahu expliquen todavía gran cosa de una oleada de violencia que cuenta entre sus blancos prioritarios con los judíos con aladares; es decir, con los judíos más ostensiblemente judíos; es decir, con aquellos que sus asesinos deben tener, o eso supongo, por la encarnación misma del judío y que, dicho sea de paso, en realidad, a veces se mantienen, ellos mismos, lo más apartados que pueden del Estado de Israel, cuando no se sitúan en una posición de abierta ruptura con él.

Las familias israelíes afectadas no reciben ni la décima parte del interés concedido a los palestinos.

No está claro tampoco que la misma cuestión del Estado, la de los dos Estados y, por tanto, la del reparto negociado de la tierra, que para los moderados de ambos bandos es la única cuestión posible, tenga nada que ver con este recrudecimiento de la violencia en el que la política deja paso al fanatismo, incluso al complotismo, y en el que alguien decide apuñalar a un transeúnte, a cualquier transeúnte, a ciegas, sobre la base de un vago rumor, según el cual se habría urdido un plan secreto para prohibir para siempre el acceso al tercero de los lugares sagrados del islam.

No está claro, en otros términos, que la causa palestina vaya a ganar algo con esta radicalización de la situación. Muy al contrario, lo seguro, lo absolutamente seguro, es que tiene mucho que perder; que van a ser las mentalidades más sensatas que aún alberga en su seno las que acaben siendo laminadas por este estallido de violencia; y que los últimos partidarios del acuerdo serán los que, junto con lo que resta del bando de la paz en Israel, paguen un alto precio por las imprecaciones irresponsables de los imanes de Rafah y Jan Yunis.

Inadmisible hay que considerar también la fórmula “ciclo de actos violentos” o “espiral de represalias” que, al equiparar a los kamikazes con sus víctimas, fomentan la confusión. Tales fórmulas no son sino una incitación a volver a empezar.

Insoportable es, por la misma razón, la retórica del “llamamiento a la moderación”, o la invitación a no “soliviantar las calles”, que invierte, ella también, el orden de las causas y hace como si el militar o el civil en situación de legítima defensa tuviesen las mismas culpas que aquel que ha decidido morir después de sembrar el máximo terror posible a su alrededor.

Equiparar a los kamikazes con sus víctimas fomenta la confusión e incita a volver a empezar.

Continuar leyendo

Copyright © 2015 - Identidades - Todos los Derechos Reservados.
Todas las publicaciones generadas por "Identidades" sólo podrán ser reproducidas total o parcialmente en otros medios, citando la fuente.