¿Se puede cambiar el mundo?

guidoz

 

¿Se puede cambiar el mundo?

Me considero una persona optimista por naturaleza pero algunas veces me invade un infrecuente, insólito y estrafalario pesimismo:
¿Se pueden mejorar esas tétricas realidades que evidenciamos cotidianamente?
¿Se puede cambiar el mundo?

Y en un súbito rapto de optimismo concluyo: ¡Si se puede!

Y, ¿qué se necesita para cambiar el mundo? ... Se necesitan acciones, nuestras acciones, acciones individuales y colectivas y cada día una nueva acción concreta.

Se necesitan posibilitar ciertos acontecimientos difícilmente probables pero supuestamente posibles y fundamentalmente muy deseables que pueden suceder en un cercano futuro y que modifiquen para bien el destino de la Humanidad.
Estos acontecimientos que ocurrirían serán realmente sorprendentes:

Solidaridad

Los países más ricos y poderosos del planeta tomarán la novedosa decisión de compartir los conocimientos científicos, la producción de alimentos, los servicios de salud y de educación de excelencia con todas la naciones que tengan un porcentaje relativamente alto de población viviendo en la pobreza, el analfabetismo, el hambre y la marginación.
Las salvajes ansias de ganancias ilimitadas se trastocarán por el fecundo trabajo en el marco de una sociedad más solidaria donde desaparecerá la inmoral pobreza y la pornográfica acumulación de la riqueza.

Eliminando la impunidad y el terrorismo
La resolución del trágico y todavía impune atentado a la sede de la AMIA en Buenos Aires con sus 85 asesinados y cientos de heridos, donde serán extraditados a la Argentina para ser juzgados imparcialmente los diplomáticos y funcionarios iraníes acusados de ser quienes decidieron, planificaron y organizaron el atentado de AMIA, el 18 de julio de 1994.

El fin de la desigualdad social

Quedarán completamente sin vigencia el hambre y la pobreza e irá desapareciendo rápidamente la pornográfica brecha existente entre ricos y pobres y se dejará de consumir irresponsablemente los recursos naturales para ponerlos definitivamente al servicio de todos los seres humanos.

El fin de la sociedad de consumo

La insaciable sociedad de consumo ha dejará de ser el leit motiv del hombre moderno y dará paso a una comunidad donde se consuma lo necesario para una vida digna. El planeta dejará de girar con su injusta rutina habitual donde millones y millones de dólares son destinados a la fabricación de sofisticados armamentos para la industria de la muerte, millones y millones de dólares son dirigidos en forma insulsa al consumo de productos suntuosos y extravagancias superfluas, millones y millones de dólares que se dilapidan impúdicamente en pornografía y prostitución, miles y millones de dólares que se gastan en los monumentales circos deportivos donde solo se le da a la población circo pero no pan es decir circo sin pan.

Humor Social

Comenzaremos a trabajar mancomunadamente por un orden social más justo en la sociedad, donde la gran mayoría de nosotros los seres humanos estaremos motivados por sentimientos de optimismo, satisfacción, solidaridad y espiritualidad, que nos permita enfrentar satisfactoriamente esas injusticias que ensombrecen nuestra vida y la de los demás.

Promoción de los derechos humanos

El crecimiento económico espectacular generado en los últimos años contribuirá a garantizar los derechos humanos y a mejorar las condiciones de vida, aumentará la equidad y la justicia hasta niveles sorprendentemente satisfactorios.

Una solución a la destrucción ambiental

Se logrará marchar hacia un desarrollo sostenible en el planeta para que no esté más seriamente amenazado por causa de que una quinta parte de la población mundial consume irresponsablemente, con la consiguiente sobreexplotación de los recursos naturales.
Esa maravillosa perfección que son la Tierra y el mismo Universo son el único hogar que compartimos millones de seres humanos junto a las demás formas de vida y se arribará al auspicioso comienzo de poder habitarla y realizarnos en ella respetando ese increíble y milagroso equilibrio de la naturaleza.

Discriminación: Nunca más

El ser humano desterrará para siempre la discriminación y el odio gratuito hacia sus semejantes pues se dará cuenta de que todos somos miembros de una misma raza -la humana- aunque existan diversos rasgos externos, creencias, costumbres, culturas y lugares de origen que nos hacen diferentes.

El fin de los fundamentalismos

Los líderes más influyentes y encumbrados del mundo islámico, decidirán separarse definitivamente de la descabellada idea de expandir compulsivamente el Islam a los no creyentes y dejar para siempre de lado el mal sueño de querer dominar completamente el planeta con sus creencias.
Se declarará completamente perimida esa irracional y creciente corriente fundamentalista que consagra la guerra santa contra el infiel o el diferente, como el instrumento obligado para el triunfo de su fe y de su cultura.
Estamos viviendo nuevas épocas en que el fanatismo y el fundamentalismo en general se convertirán en viejos trastos inútiles.

Adiós a las guerras

Al fin en todos los rincones del planeta, sus habitantes ya no despertarán cada mañana - con el filo de la espada sobre sus cabezas – con la amenaza de aniquilamiento nuclear, destrucción y limpieza étnica, bombardeos de misiles, ataques terroristas, advertencias y maldiciones, injurias e improperios, amenazas veladas y al descubierto. Así se terminará definitivamente con las guerras que además de ser en la mayoría de las veces injustas y genocidas, destruyen nuestro hábitat sin miramientos de ningún tipo.

Querido lector:

Aunque esto parezca imposible, no lo es. Todo esto es posible y a cada uno de nosotros nos corresponde hallar los medios e instrumentos para realizarlo. Tú estás pleno de sueños, tu ser rebasa de talentos y estoy seguro de que deseas modificar muchas cosas que no te agradan en tu entorno y en el de aquellos seres a los que tanto amas: Aprovecha el momento, Vive el momento. Aprovecha la oportunidad y no esperes a mañana, porque puede ocurrir que mañana la oportunidad ya no exista.

De pronto ocurre un trascendente e imprevisto acontecimiento cuando por casualidad ¿por azar? llega a mi menta esta frase de Mahatma Gandhi: "Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo" y entonces parece que hoy recién comienza nuestra gigantesca tarea.

Comparte mis sueños y no te arrepentirás.

Si no soy yo ¿quién?, si no es ahora ¿cuándo?, si es solo para mí, ¿de qué sirve?
(Hillel)

Dr. Guido Maisuls
Periodismo de opinión e investigación
www.identidades.com.ar

Copyright © 2015 - Identidades - Todos los Derechos Reservados.
Todas las publicaciones generadas por "Identidades" sólo podrán ser reproducidas total o parcialmente en otros medios, citando la fuente.