Entrevista al Rabino Ariel Groisman

arielgroismanEntrevista al Rabino Ariel Groisman

¿Qué es lo que un judío común y corriente puede preguntarle al Rabino Ariel Groisman?

Ariel Groisman es Rabino de la Casa de Estudios del Gran Templo Paso - CABA - y en Noajidas - Casa de Estudios de los Siete Principios Universales.

Guido Maisuls: ¿Qué significa para un judío común y corriente poder vivir el judaísmo a pleno aquí en Buenos Aires?

Ariel Groisman: Mi visión es muy positiva y se basa en evidencias, hace treinta o cuarenta años empezó un movimiento de acercamiento a las fuentes, especialmente de las parejas jóvenes y del público en general, esto se debe a muchas cosas sobre todo a la crisis comunitaria de identidad que había hace 40 o 50 años. La juventud especialmente busca en la Torá agua fresca, un mensaje que le llene el alma y eso es lo que encuentra, por eso hay muchos barrios que están desarrollando un judaísmo práctico, con escuelas, con instituciones, con el mundo del Casher y yo veo una perspectiva muy positiva en lo que viene.

Guido Maisuls: Ahora quiero ir al otro extremo de la pregunta. ¿Por qué visualizamos en diferentes ámbitos un nivel de asimilación muy alto de nuestros judíos a la sociedad en general, alejándose de las fuentes y directamente con una actitud de total desinterés se van dispersando cada vez más? Es la contrapartida de tu respuesta anterior.

Ariel Groisman: Es correcto, es muy natural que sea así y yo lo veo totalmente obvio por muchos motivos, primero de todo porque para mucha gente las instituciones son aburridas porque los rabinos son aburridos, hay rabinos que son más piolas y saben con su mensaje llegar a la gente, y algunos que son aburridos ¿para qué vas a ir? y aparte hay otra visión dentro de los rabinos pues hay varios movimientos que se aggiornan a las épocas y buscan en la Torá sin modificarla las respuestas para las cuestiones cotidianas que son la búsqueda de sentido, la búsqueda del significado de las cosas y cuál es mi identidad judía, como se puede expresar. Hay parte de los rabinos que saben expresarse y parte que no saben hacerlo, pero también los hijos de los inmigrantes tienen una visión del templo como tenían hace cuarenta años, es como vos me hables de un teléfono y aparezca un teléfono de Entel en una cabina roja o naranja completamente desactualizado.
Muchas veces cuando el judío quería espiritualidad iba a buscarla afuera o a la psicología o a las disciplinas orientales olvidándose que dentro de la misma casa hay espiritualidad. A mí me pasa seguido pues trabajo mucho con los no- judíos que se acercan al mundo de la Torá tanto para hacer una conversión al pueblo judío o por algún otro interés y ellos se desesperan por pertecener.

Guido Maisuls: Cuando en la Argentina se plantea un judaísmo completamente aggiornado a Israel centrando la identidad judía únicamente con el Estado de Israel, con lo que le ocurre o no le ocurre y se trata de sostener la vida judía únicamente desde el tema Israel. Yo me considero sionista pero me llama la atención de que hay veces de que hay judíos que se identifican únicamente con ese aspecto dejando otros personales y espirituales cotidianos. ¿Cuál es tu reflexión?

Ariel Groisman: Estamos todos con el Estado de Israel, con los soldados y con toda la gente de Israel, es una gran mitzváh que se llama ישראל ארץ ישוב - ishuv Eretz Israel - habitar la Tierra de Israel y tanto los que están allá y los que estamos acá estamos todos apoyando, pero el problema es que eso viene a suplantar la identidad judía o sea es un atajo, hay un atajo de cierta gente que son judíos gastronómicos, son judíos socio deportivos, son judíos folklóricos. menos judíos-judíos que quiere decir que es lo que el libro dice lo que es ser judío, el judaísmo y el judío tiene que ver , pero muchos hacen una vuelta más retorcida.

Guido Maisuls: Es como si el eje de ese judaísmo no pasara por mí como persona, estaría fuera de mi, como si se tercerizara.

Ariel Groisman: Lo tercerizan, no es de ellos. El problema de tercerizar el judaísmo justamente lo que provoca es que después la gente se pregunta ¿y por qué pasa lo que pasa? El judaísmo somos todos, pues tiene que ver con lo que vos podes decidir que la cadena se corta en vos, o podes participar y como bien se sabe hay dos clases de judíos, lo que están institucionalizados y los que no, el desafío es llegar a todos los judíos con algún mensaje, y por lo menos a los que participan comunitariamente, y mi razón de ser en el Rabinato es que la gente conozca los manantiales del judaísmo como algo delicioso, no importa si vienen o no a rezar, tampoco si cumplen o no para mi es irrelevante, lo que si no puede perderse es aquello de lo cual soy testigo y todos los que vienen acá también lo son, treinta o cuarenta personas semanalmente vienen de distintos lugares de Buenos Aires a estudiar Torá, no judíos ,y el judío que está aquí en Parque Patricios no viene, yo soy testigo y eso tiene que ver con los fenómenos que dijimos antes que hay gente que tiene una imagen del rabino y del templo como petrificados.

Guido Maisuls: ¿Qué ocurre en una familia judía común y corriente no tan allegada a las fuentes cuando en sus hijos comienza a haber matrimonios mixtos y aunque no haya interés en asimilarse por parte de esos padres se ven a veces arrastrados a otros lugares? ¿Cómo se mueve ese judío común y corriente para no alejarse de su judaísmo?

Ariel Groisman: Esto es así, el tema es que es el último eslabón de toda una cadena, es como cuando uno va al dentista y le dice me duele y le responden: no señor, tenía que venir antes; es natural que si te mueves en un ámbito desconectado de la comunidad, con gente desconectada de la comunidad, sin valores judíos, sin nada, ocurre esto.

Guido Maisuls: Pero esto ocurre con familias que están dentro de las instituciones judías comunitarias también.

Ariel Groisman: Si, pero les falta la conexión con la raíz, es decir como los árboles que hay acá por Medrano y Corrientes, son árboles que uno los ve robustos pero están muertos porque hace tiempo los desconectaron de la raíz, la raíz del judaísmo es estudiar la Torá y respirarla, no solamente participar comunitariamente en alguna que otra ceremonia y eso hace que la savia del árbol fluya y si no es un tronco que está muy lindo pero está muerto.

Guido Maisuls: Ahora, una vez que el tronco quedó desconectado de la raíz, hay gente que reacciona tarde pero ¿Qué se hace al respecto?

Ariel Groisman: Cuando vienen este tipo de pareja lo que les decimos en primer lugar, no te voy a decir que te cases pero podes hacer una ceremonia civil, una jupá no, va a ser un invento porque el judaísmo prohíbe que judíos y no judíos estén bajo una jupá, yo te sugiero que no hagan una conversión express o algo rápido para darle “najes” a los abuelos, hace como te parezca y después del casamiento si queres la parte no judía de la pareja si le interesa estudiar judaísmo y si realmente quiere involucrarse en la vida judía habría que evaluar la posibilidad de hacer una conversión al judaísmo en forma seria.

Guido Maisuls: Cuando no se llega a producir esta convergencia al judaísmo ¿Qué ocurre con los nietos para los abuelos?

Ariel Groisman: Son hijos y son nietos, el versículo dice le enseñaras a tus hijos estos son tus nietos, quiere decir que tiene un concepto de que son nietos, tienes que amarlos pero está bien claro que la identidad es no judía, tiene que amarlo como a un buen gentil, un noájida, lo puedes amar ahora no puedes disfrazarlo de algo que no es, aceptarlo como un gentil pero no intentarlo hacerlo judío. Si al abuelo le interesa puede inspirarse en la Torá para criar a los nietos gentiles en los principios judaicos siempre que tenga bien claro su identidad, si esa persona no es de madre judía no es judía y que un no judío cometa el mismo error de casarse con un judío, hay que dejar bien esclarecido ese tema, ahora comunitariamente la pareja puede participar dejando en claro que hay ciertas cosas que no se pueden hacer porque las cosas son como son.

Guido Maisuls: Ahora si ese nieto o nieta se identifica el día de mañana con la herencia espiritual de sus abuelos judíos y decide ingresar al judaísmo. ¿Está la conversión como posibilidad?

Ariel Groisman: Es un no judío que quiere elegir el judaísmo, no tiene ninguna ventaja ante otros.

Guido Maisuls: ¿Se puede convertir aquí en Buenos Aires?

Ariel Groisman: Aquí en Buenos Aires sabemos que existe un decreto de prohibición de conversión que a mí me parece muy bien porque el decreto que hicieron el Rabino Sutton Daba con el Rabino Goldman dice bien claro: la mayoría de los judíos que arribaron a Argentina llegaron asimilados por lo tanto ya llegaron desconectados, muy pocos observaron la Torá como el libro dice, por lo tanto el ejemplo y modelo que tienen ¿adónde los vas a convertir, para cumplir que cosa? Si la mayoría de la gente no cumple.

En nuestro espacio existe un curso de conversión y la gente gentil que quiere practicar e involucrarse, vienen, practican y estudian un tiempo, dos años o tres años y se hacen practicantes y después le recomendamos para que hagan la conversión formal ante el Rabinato de Israel que es la máxima autoridad mundial, con nuestro estudio y práctica le damos ese empujón y la mayoría de la gente por no decir el 100 % de la gente que hizo la conversión con nosotros se comprometió con el pueblo judío, hablamos de gente que no tenía contacto comunitario alguno o sea gentiles de todos lados y es un caso de éxito que muchas de estas personas convertidas, después de esa conversión ya no hablamos de conversos, se habla de judíos por nacimiento o por opción como el versículo dice y en el ámbito más observante son naturalmente absorbidos.
Muchos de ellos son supervisores de kashrut y algunos están estudiando para rabinos, a ese fenómeno lo vivimos con mucha alegría porque es una opción; cuando el converso busca comprometerse y comienza a buscar opciones por un lado el mundo ortodoxo generalmente le cierra las puertas y por otro el mundo conservador le hace muy fácil, el dice: “yo quiero comprometerme, no que me la hagan fácil” y está desorientado, nosotros le decimos: mira hay un camino que es el camino de la Halajá (ley judía), esto podes practicar, esto podes hacer y nosotros no nos comprometemos que te podamos convertir, eso sí vamos a hacer todo lo necesario para que en el Rabinato de Israel que es la máxima autoridad mundial te puedas hacer la conversión.

Guido Maisuls: Muchas Gracias Rabino Ariel Groisman.

Ariel Groisman: Quiero aclarar solamente que yo soy el Rabino del Centro de Estudios del Templo Paso, el Rabino de la comunidad Gran Templo Paso es Yosi Baumgarten, yo estoy en la parte estudio y él en la parte comunitaria.

Ariel Groisman es Rabino de la Casa de Estudios del Gran Templo Paso - CABA - y en Noajidas - Casa de Estudios de los Siete Principios Universales.

Dr. Guido Maisuls
Periodismo de opinión e investigación
www.identidades.com.ar

Copyright © 2015 - Identidades - Todos los Derechos Reservados.
Todas las publicaciones generadas por "Identidades" sólo podrán ser reproducidas total o parcialmente en otros medios, citando la fuente.