La DAIA conmemoró un nuevo aniversario de lucha contra el antisemitismo y preservación de la memoria de la Shoá

 

La DAIA conmemoró un nuevo aniversario de lucha contra el antisemitismo y preservación de la memoria de la Shoá.
 
DISCURSO DE JORGE KNOBLOVITS EN EL EVENTO ANUAL DE LA DAIA 2022

Buenas noches

Habrán visto que en los anuncios dice que estamos festejando nuestros 85 años. Pues bien, en realidad son 87. Y no es que nos quitemos edad por coquetería, sino porque cuando tocaba ese festejo estábamos en plena pandemia. De manera que ahora sí, podemos celebrar ese número y la fructífera existencia de nuestra institución.

Porque más allá de un par de años más o menos, lo que hace la diferencia es que acá estamos. Hinenu, se dice en hebreo. Henos aquí. Es una expresión de muy fuerte contenido simbólico, ético y político.
Hineni-heme aquí, en singular- es la respuesta que da el patriarca Abraham a la convocatoria de Dios en la Torá.
Por primera vez, un humano acude al llamado de la Ley. Responde, es decir, se hace responsable.

Después de varias generaciones de hombres que no se hacen cargo de sus actos (Adán, Caín… y sigue la lista), un sujeto se siente tocado por esa voz que le dice que sus conductas inciden en el destino de sus semejantes e incluso de aquellos a quienes no conoce.

El Pacto, dice el texto, será con él y con sus descendientes, miles de generaciones que tendrán la misión de reparar las injusticias, de velar por los necesitados, de combatir la violencia y de hacer del mundo un lugar mejor para todos.

Nosotros, el pueblo judío y, en este caso particular, la DAIA, representación política de la comunidad judía argentina, somos herederos de ese pacto.
En ese sentido, no somos meros espectadores sino protagonistas de la historia. Porque a lo largo de milenios ese Pacto se actualiza; es decir, se expresa en acciones y hechos concretos.

REPRESENTACIÓN DE LA COMUNIDAD JUDÍA ARGENTINA

Cada época y cada sociedad plantean el enorme desafío de responder a sus males. Si en todo tiempo y lugar hubo crímenes, ataques del hombre contra el hombre, discriminación, agresiones al diferente, intentos de arrasar con grupos y culturas, injusticias y crueldad, nos toca a nosotros atender a las demandas de un aquí y ahora cargado de conflictos específicos.

Nuestro país ostenta el dudoso privilegio de haber sido víctima de dos terrorismos: uno, del Estado (con la dictadura militar) y otro, internacional, con los atentados perpetrados contra a la Embajada de Israel primero y a la sede de AMIA-DAIA después.

Los casos de agresión a personas pertenecientes a minorías discriminadas, los ataques a instituciones o pintadas insultantes se multiplican.
La violencia parece ser inextirpable de lo humano, pero eso no nos hará desistir de nuestra misión.

No solo defender y proteger a los miembros de la comunidad judía sino también a todos aquellos que por su condición religiosa, sexual, social o de cualquier otro signo de pertenencia, sean vulnerados.

La DAIA está presente en forma efectiva y decidida para llevar adelante las acciones que correspondan ante la justicia y ante la sociedad en su conjunto.
Es que, en la huella de ese pacto fundacional, “nada de lo humano nos es ajeno”.

Pero ese pacto incluye otro aspecto central: lo que los sabios de la tradición han denominado TikúnOlam. La reparación del mundo. En efecto, tal como afirma uno de esos sabios, ningún individuo o grupo puede hacer toda la tarea, pero eso no nos libra de hacer nuestra parte.
Cada paso deja huella, y así como nosotros nos inscribimos en un sendero ya comenzado hace milenios, vendrán otros que rescaten, revitalicen y mejoren nuestras acciones.

REPRESENTACIÓN DE LA COMUNIDAD JUDÍA ARGENTINA

Esas que no consisten solo en denunciar y sancionar: para que el combate sea efectivo y tenga sentido, es imprescindible llevar adelante un serio, consistente y decidido trabajo de transmisión.

Educar, informar, inspirar a maestros, líderes comunitarios y sociales,formadores de opinión, dirigentes institucionales y toda persona que esté en una posición de enseñanza formal o informal, es una parte esencial de nuestro trabajo.

Para eso, la DAIA desarrolla un amplio y ambicioso programa de capacitaciones para adultos, jóvenes y niños.
Hemos firmado convenios con decenas de organismos, ONG ́s, municipios, sindicatos, empresas e instituciones varias.

Allí llevamos, no solo el conocimiento de la historia: también abrimos la posibilidad de hacer preguntas, indagar en los motivos y los mecanismos del odio, examinar las conductas del pasado y del presente para incrementar la posibilidad de un futuro más hospitalario, justo y pacífico.

En la misma sintonía, tenemos una fuerte presencia en el diálogo interconfesional a fin de estimular el acercamiento, el respeto y la convivencia entre todos nosotros, todos iguales. Porque la batalla es contra toda forma de odio y discriminación, lleve el nombre que lleve.

Aún si el antisemitismo reviste ahora la denominación “políticamente correcta” de antisionismo, o si los terroristas se presentan como “revolucionarios”, sabemos que estamos ante formas más o menos perversas del mismo sentimiento, el que intenta tachar al otro, desconocer su derecho a la existencia y refutar su legitimidad.

Nos encontrarán presentes y activos en cada una de esas ocasiones, cada vez que se vulneren los derechos de cualquier integrante de nuestra sociedad.
La tradición inspirada en nuestras fuentes sigue más vigente que nunca. En un mundo desquiciado y en un tiempo con hambre de solidaridad, nos hacemos eco del mandato del sabio talmúdico: “Si no estoy para mí, ¿quién estará? Si estoy solo para mí, ¿qué soy? Y si no es ahora, ¿cuándo?”

REPRESENTACIÓN DE LA COMUNIDAD JUDÍA ARGENTINA

Otro sabio actual, el filósofo Emmanuel Levinas, nos recuerda que lo que nos hace humanos es precisamente responder al sufrimiento del prójimo.
Amigos y amigas: Nadie puede reemplazarnos ni expulsarnos de ese lugar fundamental. Somos, en efecto, guardianes de nuestros hermanos.

Claro, no somos los primeros (y espero que no seamos los últimos). Hubo muchos que nos precedieron y nos ayudaron en este camino: los fundadores de la DAIA, esta institución emblemática, con un fuerte capital simbólico en nuestra república, todos los voluntarios y profesionales que pusieron y aportan su pasión, su inteligencia y su esfuerzo para llevar adelante esto que hoy intentamos proseguir y sostener.

Nuestro agradecimiento a todos y cada uno de ellos va de la mano de nuestro compromiso de ser dignos de tal herencia.
Brindo por la persistencia y la vitalidad de todos los que defendemos la justicia, velamos por los derechos de nuestros semejantes y entendemos esta batalla como un deber ético, moral y humano esencial.

Como decimos en hebreo ¡LEJAIM!
¡Por la vida!

Jorge Knoblovits
Presidente de la DAIA
16 de noviembre de 2022

 


Dr. Guido Maisuls
Servicio judío de opinión e investigación periodística
Compartir en:

AYÚDANOS A SUSTENTAR IDENTIDADES

Donar $1000 Donar $2000 Donar $3000 Donar $5000