El antisionismo es la globalización del antisemitismo

El antisionismo es la globalización del antisemitismo

A través de la historia se ha intentado exterminar, esclavizar, convertir por la fuerza, expulsar y acosar a los judíos, desde los amalequitas, los asirios, los babilonios, los griegos, los romanos, los persas, los españoles, los nazis, etc. y en el presente, el Islam radical.

¿Qué mal, en toda la historia, le han hecho los judíos a la humanidad?

Del prestigioso historiador Alemán Theodor Mommsen (premio Nobel de Literatura en 1902): “Se equivocan si creen que se puede lograr algo mediante la razón… Los antisemitas sólo prestan oídos a su odio y a su envidia, a sus instintos más ruines… El antisemitismo es una epidemia terrible, como la del cólera: no es posible explicarla ni curarla”

Hoy se escucha en casi todas las grandes ciudades del mundo “Fuera judíos de mi país” “Judíos a la cámara de gas”, “Muerte a los judíos” “Muerte a Israel”. Hoy ser antisemita ya no se percibe como algo reprobable sino como una actitud políticamente correcta y atinada.

Como ejemplo, hoy en Francia un 37% de los encuestados expresa abiertamente su odio judeofóbico, en Alemania lo hace alrededor de un 27%; en Italia un 20%, en Polonia luego que tres millones de judíos de sus judíos fueron masacrados en Auschwitz son un 45% y en Grecia y Hungría sobrepasan el 60%.

En una encuesta realizada por la Liga Antidifamación en 2012 para investigar la opinión de los ciudadanos de diez países europeos sobre cuáles son los estereotipos mas aplicados a los judíos, la conclusión fue la siguiente: 1) “Son más leales a Israel que a este país”, 2) “Tienen demasiado poder en el mundo de los negocios”, 3) “Tienen demasiado poder en los mercados financieros internacionales” y 4) “Hablan demasiado sobre lo que les ocurrió en el Holocausto”.

Según un informe anual de antisemitismo presentado por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) en este noviembre de 2018, los hechos de antisemitismo en la Argentina se incrementaron en un 14% en el 2017 con respecto al 2016.

El antisemitismo se transmite hoy instantáneamente a todo el mundo, vía Internet y televisión, con el mito de historias terribles de palestinos que sufren de la opresión y del genocidio israelí y todo disimulado con el nombre de anti sionismo. 

Hoy la visión antisemita se centra en la leyenda del Rambo israelí que ha reemplazado al Shylock de Shakespeare, el estereotipo del judío avaro y maligno del antisemitismo tradicional se ha convertido ahora en el hebreo que somete, oprime y mata con su poder político, económico y militar a esos “sufridos palestinos” con su pretendida ambición de dominar al mundo.

Suponíamos que la experiencia del Holocausto pondría fin al antisemitismo, pero no fue así. Hay quienes niegan el Holocausto, que van desde David Irving, historiador revisionista inglés: “Si fuera cierto que Hitler ordenó el exterminio sistemático de los judíos, ¿cómo es posible que hayan quedado tantos?”, hasta los ayatolás iraníes “hay que borrar a Israel del mapa”

Lo que ocurre es que el antisemitismo no se ha ido, siempre ha estado adaptándose a los nuevos tiempos, como actualmente se expresa desde el Movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) y del  anti sionismo obsesivo y  progresista de Roger Waters, tras un tiempo de aparente calma a causa del Holocausto, evolucionando  y volviendo para quedarse en los nuevos tiempos, los tiempos de la globalización del antisemitismo.

Guido Maisuls
Servicio judío de opinión e investigación periodística
www.identidades.com.ar

Compartir en:

Comentarios de: “El antisionismo es la globalización del antisemitismo”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *