Los desafíos del periodismo comunitario

Los desafíos del periodismo comunitario:

El periodismo comunitario debe moverse en los límites entre las incertidumbres y las certezas.

El periodismo debe responder a los interrogantes de la realidad con más preguntas que certezas para poder estimular las ventajas que nos dan esas diferencias.

Lo diferente no es una amenaza para el periodismo ni para la comunidad, al contrario, es una gran oportunidad para aprender uno del otro y enriquecernos mutuamente.

Las 10 responsabilidades del periodismo comunitario:

1.       Vigilar oportunamente y denunciar permanentemente los hechos de antisemitismo

2.       Estimular el debate, el esclarecimiento y la integración comunitaria  en el judío común y corriente.

3.       Señalar al liderazgo comunitario sus aciertos y sus errores, sus fortalezas y sus debilidades.

4.       Estimular el cierre de las grietas comunitarias y la convivencia armónica entre  todos los colores del arco iris.

5.       Participar activamente ante las acentuadas amenazas sanitarias de la pandemia y de las crisis sociales que acechan a los integrantes de la comunidad. 

6.       Evitar la utilización del Lashon Hara o hablar mal o despectivamente del prójimo en los medios periodísticos.

7.       Incentivar la incorporación y participación activa dentro de los diferentes estamentos comunitarios a amplios sectores de una población judía que vive completamente alejada de la vida judía por carencia de motivaciones o de conocimientos sobre su identidad.

8.       Consolidar la centralidad de Israel en la vida judía de nuestras comunidades porque estas tienen su destino demasiado unido al de la existencia de Israel aunque a veces no seamos tan conscientes de ello.

9.        El periodismo judío no será periodismo si no es crítico. 

10.    El periodismo judío además de poseer todos estos atributos del periodismo universal requiere otro requerimiento fundamental: “Ser judío”.

Las responsabilidades del liderazgo judío con el periodismo comunitario:

El liderazgo judío no debe utilizar al periodismo comunitario para sus intereses personales, al contrario debe fortalecerlo porque es un reaseguro para lograr una comunidad informada, empoderada y preparada para el debate pluralistas de ideas y proyectos.

Nos decía Tomás Eloy Martínez “El periodismo no es un circo para exhibirse, sino un instrumento para pensar, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta”

El periodismo judío no debe ser “… un circo para exhibirse”

Como modelos históricos de periodismo judío debo hacer referencia a dos excelentes periodistas judíos dignos de recordar: Theodor Herzl y Zeev Jabotinsky.

Theodor Herzl: periodista, escritor y líder judío, fundador del Sionismo Moderno. Cuando cumple 18 años, su familia se traslada a Viena donde estudia y se doctora en Derecho, combinando al principio su actividad profesional como escritor y periodista pero dedicándose después exclusivamente al periodismo.
Asumiendo la prestigiosa corresponsalía en París de Neue Freie Presse, un importante diario de la corriente liberal austríaca, comienza a implicarse emocionalmente en el “problema judío”, que hasta entonces no ocupaba espacio en sus preocupaciones.
Por causa del vital punto de inflexión que le produce el caso Dreyfus y la escalada antisemita en París, termina pasando de su “asimilacionismo” original al sueño sionista del Estado Judío.
De regreso a Viena, publica Der Judenstaat: Versuch einer modernen Lösung der Judenfrage (“El Estado de los judíos: ensayo de una solución moderna de la cuestión judía”).

Zeev (Vladimir) Jabotinsky: escritor, orador, periodista, militar y líder sionista, Desde muy joven inició su carrera de escritor que no abandonaría en toda su vida, fue corresponsal extranjero para dos diarios de Odesa (bajo el seudónimo de “Altalena”), sus artículos fueron tan exitosos que su periódico lo llamó de regreso a Odessa para integrar el equipo editorial.
Pero además de periodista profesional se destaca como un apasionado orador sionista dedicado a la urgente creación del añorado hogar nacional judío que el virulento antisemitismo europeo de aquellos tiempos empujaba sin cesar.
Cuando fallece deja a la posteridad su gran legado histórico y sus únicos efectos materiales que poseía en el momento de su muerte: U$S 4 y una pipa.

Un gran recuerdo al periodista Gabriel García Márquez cuando definía: “El periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad”

 

Dr. Guido Maisuls
Servicio judío de opinión e investigación periodística
www.identidades.com.ar

Compartir en:

AYÚDANOS A SUSTENTAR IDENTIDADES

Donar $500 Donar $1000 Donar $2000 Donar $3000 Donar $5000

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *