Entrevista a Gerardo Stuczynski: ¿Hacia dónde va Israel?

Entrevista a Gerardo Stuczynski: ¿Hacia dónde va Israel?

Gerardo Stuczynski @stuczy: Abogado, vicepresidente del Comité Central Israelita del Uruguay. Miembro del Ejecutivo Sionista Mundial.

¿Se formará un gobierno estable y duradero?

Gerardo Stuczynski: Si habitualmente en Israel los gobiernos no logran culminar un período completo hace décadas,  es poco probable que esta coalición, con partidos tan diversos e ideas tan disímiles, pueda hacerlo. Creo que estable y duradero son dos características que el futuro gobierno definitivamente no poseerá.

¿Podrán convivir la derecha, el centro, la izquierda y el partido árabe islamista en el equilibrio que requiere Israel?

Gerardo Stuczynski: No es un secreto para nadie que esta alianza tiene como objetivo primordial sacar a Netanyahu del poder después de tanto tiempo. Esa meta se alcanza en el preciso momento en el que el nuevo gobierno asume tras la votación parlamentaria. Una votación que ni siquiera contará con mayoría absoluta de votos, sino con mayoría relativa, pues se deben restar las abstenciones. 

Las contradicciones entre los socios y las visiones que tienen son tan contrapuestas, que el equilibrio necesario será extremadamente difícil de mantener. La única manera de lograrlo es mantener el statu quo en todas las áreas, que es justamente lo contrario al eslogan con el que se presentan, como el “gobierno del cambio”. La única manera de perdurar es que cambien lo menos posible, porque cada uno quiere cambiar pero en direcciones opuestas. El cambio más importante que van a lograr es el del primer ministro.

¿Qué ocurrirá con el futuro de los “Acuerdos de Abraham”?

Gerardo Stuczynski: Es difícil que exista un retroceso en ese sentido. Pero lamentablemente, sin Trump en la Casa Blanca y sin Netanyahu en la calle Balfour, no se lograrán los avances significativos que podían preverse y en los que se estaba trabajando. Considero difícil la firma del acuerdo más trascendental que podía vislumbrarse como culminación de este proceso, que sería la firma de un tratado de paz con Arabia Saudita. Este acuerdo sería verdaderamente revolucionario en la compleja relación de fuerzas en Medio Oriente, y tendría el potencial de generar un cambio radical que podría traer como consecuencia un cambio en la postura intransigente de los palestinos a no negociar. Espero equivocarme en ese sentido.

¿Habrá acuerdos de los partidos integrantes de la nueva coalición en qué hacer con el terrorismo?

Gerardo Stuczynski: Mansur Abbas no solamente es el líder de la lista árabe Raam, sino que su movimiento es islámico y no se reconoce como árabe-israelí sino como palestino. Además, Abas es recordado por su visita a la cárcel de terroristas palestinos que cometieron un sangriento atentado asesinando soldados israelíes.  Así que ¿cómo se combate al terrorismo cuando uno de los partidos que integra el nuevo gobierno lo ampara? La respuesta a esa pregunta se la dejo planteada a quienes con tanta alegría celebran la conformación de esta coalición.

¿Se aproxima la paz con los palestinos?

Gerardo Stuczynski: Hay prácticamente consenso en que la paz sólo puede lograrse entre gobernantes fuertes. El próximo gobierno es por definición extremadamente débil en todas las facetas imaginables. El próximo primer ministro cuenta con una mayoría parlamentaria exigua, coyuntural y volátil. Bennett difícilmente conseguiría nuevamente los escasos mandatos que obtuvo luego de haberse contradicho en sus promesas electorales esenciales. No parecen buenas credenciales para la mentalidad árabe.

¿Ningún estado, un estado, o dos estados palestinos?

Gerardo Stuczynski: Un Estado palestino ya existe y se llama Jordania. Así que estaríamos hablando de un segundo Estado palestino, y quizá de un tercero si Gaza y Cisjordania no lograran un gobierno en común. No me corresponde a mí dar consejos o realizar predicciones. Lo importante es alcanzar la paz. Para eso, la primera premisa es el reconocimiento mutuo. Hamás quiere exterminar todo rastro de Israel sin importar ningún tipo de frontera geográfica. Entonces, el tema de cuántos Estados palestinos hacen falta para alcanzar la paz es muy teórico es estos momentos.

A los judíos nos fascina enfrascarnos en ese tipo de discusiones, pero son estériles pues el conflicto no es territorial sino religioso. Cuando los palestinos estén sinceramente dispuestos a convivir en paz al lado de un Estado judío y no en lugar de un Estado judío, el trazado de mapas y límites no va a ser tan complejo. Lo esencial es la voluntad de convivir en paz. Si la hubiera, hace décadas que existiría un Estado palestino.

¿Cómo enfrentaría Israel al peligro del Irán nuclear?

Gerardo Stuczynski: Creo que Israel lo está haciendo hace tiempo y no solamente en el campo diplomático. Espero que Lapid, en todo el tiempo que ha transcurrido desde que apoyó el nefasto acuerdo nuclear con Irán, haya aprendido lo que su socio Bennett entendió desde el principio. En algunas áreas, entiendo que un cambio de gobierno no representará un giro importante en el combate a una amenaza existencial, como lo es un Irán nuclear.

¿Adiós a los 12 años de liderazgo de Benjamín Netanyahu en Israel?

Gerardo Stuczynski: En una democracia, es saludable el cambio de partidos políticos en el poder y de líderes. El problema es que si todos pensamos que es altamente probable que este gobierno sea efímero, también puede entenderlo así Netanyahu. Si decide permanecer como jefe de la oposición en las próximas elecciones, puede emerger más fuerte aún, siempre y cuando los juicios que se llevan adelante en su contra no culminen con fallos condenatorios.                                              

Para que Netanyahu renuncie a su cargo, se hubiera requerido que sea ampliamente derrotado en las elecciones, y esto definitivamente no sucedió. En realidad triunfó en las elecciones, pero no alcanzó las mayorías necesarias. No se puede considerar derrotado cuando obtuvo 30 mandatos y el futuro primer ministro 7.

¿El Likud podrá adaptarse al rol de una nueva oposición adecuada a los nuevos tiempos?

Gerardo Stuczynski: La extraña conformación ideológica del gobierno hace que el Likud tendrá mayores coincidencias con los partidos de derecha del gobierno que los socios de la coalición entre sí. El Likud fue oposición desde antes de la creación de Israel (aunque en esa época no se llamaba así) y no le será difícil ser oposición. Intuyo que la oposición más dura surgirá de entre las propias filas del gobierno.

¿Esta coalición es lo que votaron los israelíes?

Gerardo Stuczynski: Sin ninguna duda no. Muchos aún no lo perciben porque los obnubila su alegría de ver afuera a Netanyahu. Pero ningún votante de Bennett quiso que Meretz o Raam estuviera en el gobierno, y viceversa. No es una propuesta electoral seria ser anti “Bibi”, y mucho menos puede constituir una plataforma de gobierno.

Gerardo Stuczynski @stuczy: Abogado, vicepresidente del Comité Central Israelita del Uruguay. Miembro del Ejecutivo Sionista Mundial.

 


 
Servicio judío de opinión e investigación periodística

Compartir en:

AYÚDANOS A SUSTENTAR IDENTIDADES

Donar $1000 Donar $2000 Donar $3000 Donar $5000

Comentarios de: “Entrevista a Gerardo Stuczynski: ¿Hacia dónde va Israel?”

  1. Nose si el nuvo Govierno de Israe con el partido Arabe le doy menos que un mes que con el partido Arabe que si vuelven a atacar Jamas que partido tomará el partido Arabe tomar ha favor de Isrel o al lado de los trroritas de jamas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *