¿Por qué siempre fracasan los acuerdos de Paz entre Israel y los palestinos?

¿Por qué siempre fracasan los acuerdos de Paz entre Israel y los palestinos?
Desde los Acuerdos de Oslo hasta los barriletes incendiarios

Primera Intifada
El 7 de diciembre de 1987 un vehículo militar israelí chocó y mató a cuatro palestinos que hacían fila, en los días siguientes se produjeron enfrentamientos con palestinos que arrojaron piedras contra las Fuerzas de Defensa de Israel, comenzando así la Primera Intifada que duró hasta el 13 de septiembre de 1993 con la firma de los Acuerdos de Oslo.

Los acuerdos de Oslo
En el año 1993, Israel y la OLP firmaron un pacto de alto al fuego y el traspaso de territorios como la franja de Gaza y la zona de Jericó a los palestinos. El 13 de septiembre de 1993 se firmo un pacto en Washington donde Israel reconoció a la O.L.P. y ellos a la paz y a borrar el llamamiento al exterminio de Israel. Itzjak Rabin dijo:”basta de lagrimas y sangre” y “comienza un nueva era”, Yaser Arafat declaró: “La tierra de la paz desea la paz”.

La retirada del Líbano
El 23 de mayo del 2000, Israel abandona, de forma precipitada y poco clara, el territorio de casi 1.000 kilómetros cuadrados que ocupaba en el sur del Líbano de forma permanente desde 1.978 aunque a lo largo de estos años se produjeron modificaciones territoriales en función de la coyuntura militar. El objetivo de la ocupación era puramente defensivo como prevenir ataques armados de los radicales palestinos y, posteriormente, de la llamada “Resistencia Islámica” (la milicia del partido integrista chiíta libanés Hezbolláh) contra las poblaciones israelíes de la Alta Galilea. Con ello se establecía una “franja de seguridad” entre ambos Estados.

Segunda Intifada
En el año 2000, estalló la segunda Intifada pocas semanas después del fracaso de las negociaciones de Camp David, llevadas a cabo por el ex primer ministro Ehud Barak, el extinto líder palestino Yaser Arafat y el ex presidente Bill Clinton.
Los medios anti israelíes del mundo responsabilizaron a la visita de Ariel Sharon al Monte del Templo como la causa del comienzo de la Segunda Intifada. En realidad dicha visita solo fue la excusa utilizada por la dirigencia palestina para sus verdaderos objetivos y si analizamos las declaraciones de dichos dirigentes palestinos encontramos lo siguiente:
Marwan Bargouti, Secretario General del grupo Fatah de Arafat en Judea y Samaria: “La Intifada no comenzó por la visita de Sharon, sino por el deseo de poner un fin a la ocupación y porque los palestinos no aprobaban el proceso de paz” (Jerusalem Times, 13/06/01).
Un ministro de Autoridad Nacional Palestina, Imad Faluji dijo en un acto en Líbano el 3 de marzo de 2001 que la violencia “había sido planeada desde el regreso del Presidente Arafat de Camp David…” (Jerusalem Post, 4 de marzo de 2001).

El Plan de retirada unilateral o de desconexión de Gaza y del norte de Samaria
Fue un plan propuesto a principios de 2004 por el Primer Ministro de Israel, Ariel Sharon, presionado por las potencias occidentales, adoptado por el gobierno y aprobado mediante ley de la Knesset, que fue llevado a cabo durante la segunda quincena de agosto de 2005. El plan eliminó toda presencia permanente israelí, civil (8000 habitantes) y militar de la Franja de Gaza y de la parte norte de Cisjordania o Samaria, ocupadas y administradas por Israel desde la Guerra de los Seis Días. Fue una operación acompañada de optimistas expectativas de un futuro pacífico y venturoso, tanto de Israel, como de occidente.
Entonces las organizaciones del terror le dijeron al pueblo palestino: Triunfamos, los derrotamos con nuestra resistencia.
Festejaron desfilando con armas, incendiando bárbaramente sinagogas que quedaron en pie, tiraron mas cohetes, contrabandeando armas, transformando Gaza en una sucursal de Irán y del fundamentalismo islámico y por supuesto, prometiendo más resistencias y terror.

La “democratización” de la Autoridad Nacional Palestina
Luego vino el intento de democratizar a la Autoridad Nacional Palestina, permitiéndoles votar con toda libertad, incluso en Jerusalén oriental.
Y así, una parte del pueblo palestino se quitó de encima a la burocracia corrupta, perimida y heredada de Arafat; optando por la esperanza islámica que les prometió una Jerusalén liberada y una Palestina gloriosa y libre de sionistas, desde el Jordán hasta el Mediterráneo.
¿Sorpresa? Claro, No fue prevista por los servicios de inteligencia israelíes ni por el mundo occidental; ni por el gobierno y los grandes partidos políticos israelíes que hasta épocas recientes seguían y siguen soñando con nuevas e importantes retiradas unilaterales y de provechosos acuerdos de paz.

Las negociaciones de Paz políticamente correctas
Kerry: ”Netanyahu y Abbas tendrán que tomar decisiones difíciles en las próximas semanas”
Del secretario de Estado de EEUU, John Kerry: “Muy pronto llegará el momento en el que los líderes (israelí y palestino) deberán tomar decisiones” sobre el nuevo acuerdo de paz que incluye todos los temas en disputa entre israelíes y palestinos: definición de nuevas fronteras, cuestiones de seguridad, la división de Jerusalén, el futuro de los llamados “refugiados”, etc.

Del Primer Ministro de Israel, Binyamin Netanyahu.”Yo sé que tú estás comprometido con la paz, sé que yo estoy comprometido con la paz, pero, lamentablemente y a juzgar por los actos y declaraciones de los líderes palestinos, hay una creciente duda en Israel sobre si los palestinos están comprometidos por la paz”. “Hace dos días, en Ramallah, Abbás se abrazó con terroristas como si fueran héroes. Es un escándalo alabar a asesinos de mujeres, niños e inocentes y calificarlos de héroes”.

Estas negociaciones, al igual que tantas anteriores, siempre estuvieron condenadas al fracaso por la irreductible negativa palestina a aceptar la existencia de un Estado Judío en el Medio Oriente.

La Paz
Para Israel hay una sola forma de traer la Paz y es haciendo comprender a sus enemigos, que ha retornado a la tierra ancestral para quedarse definitivamente allí, que no se moverá de ella, que no volverá nuevamente al destierro, que no tendrá que pedir perdón por existir a nadie, que no tendrán ningún apuro en llegar adonde no quiere, que tendrá todo el tiempo del mundo para no amedrentarse por presiones y que fundamentalmente, esta es la única Tierra que le pertenece.

Dice una popular canción israelí: Todos hablan de Paz…. nadie habla de justicia…. Kulam medabrim al shalom…. af ejad medaber al tzedek….

Guido Maisuls
Servicio judío de opinión e investigación periodística
www.identidades.com.ar

Compartir en:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *